Financiación de herramientas eléctricas

Hoy vamos a hablar de un tema importante para todos aquellos profesionales, tanto de la construcción, del sector automovilístico o del gremio de la jardinería, que se ganan la vida mediante herramientas eléctricas.

Las facilidades de financiación por parte de las distribuidoras de herramientas está a la orden del día. Sin embargo, antes de aceptar las condiciones que estas nos ofrecen, es necesario analizar cuidadosamente algunos aspectos que van a condicionar la rentabilidad de nuestra financiación. Estos aspectos son: el tipo de herramienta, la remuneración que esta nos va a devengar y el uso que vamos a darle. Por ello, si eres profesional por cuanta propia este artículo te interesa.

En primer lugar analicemos que clase de herramientas son las más adecuadas para ser financiadas. Por norma general son instrumentos de gran calado y de precios elevados, tales como compresores, motosierras o equipos de soldadura. Por suerte para los profesionales, hoy día los avances de la técnica nos permiten disfrutar de estas potentes herramientas sin necesidad de realizar un gran desembolso. Ese es el caso del nuevo sistema de la soldadura inverter. Se trata de un revolucionario método de soldado que ha abaratado los equipos de soldadura hasta límites nunca antes vistos. En el mercado actual se puede encontrar un soldador inverter barato sin necesidad alguna de financiación.

Las ganancias resultantes de nuestra actividad laboral también son un punto a tener en cuenta, ya que en ningún de caso sería rentable embarcarse en la financiación de una herramienta que no sea capaz de amortizar su coste en un periodo de tiempo razonablemente corto.

Por último, aunque no menos importante, debemos considerar el uso que vamos a darle a nuestra herramienta financiada. Este tipo de instrumentos suelen estar sometidos a largos e intensos periodos de trabajo, por lo que, antes de comprometernos con un sistema de financiación a largo plazo, debemos tener la seguridad de que la herramienta tendrá una vida útil superior al periodo financiado. No es raro encontrarse con profesionales que, al elegir la opción más barata, se han visto pagando intereses mucho tiempo después de que su herramienta dejara de funcionar. Para evitar esta situación es imprescindible acudir a las mejores marcas de herramientas del mercado ya que, además de gran prestigio y muchos años de garantía, ofrecen programas de financiación acordes a la calidad de sus productos.

En definitiva, la financiación de herramientas es una buena solución para comenzar nuestra carrera profesional pero, antes de dar el paso, es necesario analizar cuidadosamente todos sus puntos de vista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *